Resuelve la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) asesinato de Freddy Rubén Rosado Moreno, cuyo cuerpo fuera encontrado calcinado en una brecha en el poblado de Lerma, Campeche logrando la detención de Eduardo Adrián “N” y Alexis Joaquín “N” como los probables responsables.

El Procurador de Justicia del Estado, Arturo José Ambrosio Herrera, dio a conocer que, como resultado de las investigaciones de campo y científicas, se determino la culpabilidad de los sujetos por lo que en las próximas horas serán consignados ante un Juez del Ramo Penal y enviados al Centro de Reinserción Social de San Francisco Kobén por el delito de homicidio calificado con todas sus agravantes y, ante la atrocidad de los hechos cometidos, se solicitará la mayor pena alcanzable, que es de 50 años de pena privativa de libertad, y la reparación del daño.

Diapositiva26

Del homicidio

Fue el pasado primero de Octubre cuando se recibió el reporte de que en una brecha situada a nueve kilómetros de la calle 20, intercepción con calle 4, de la colonia Marañón, en Lerma, había un cuerpo humano con signos de haber sido sometido a fuego directo con aplicación de material de combustión.

Hasta el lugar del hallazgo acudió personal de la Subprocuraduría para la Atención de Delitos de Alto Impacto para confirmar la noticia e iniciar las diligencias legales asentadas en el expediente.

El cuerpo estaba calcinado, con ausencia de extremidades superior e inferior izquierda, en posición de cúbito ventral y junto a un cayuco.

En el occiso se encontraron indicios (huellas), rodadas de neumáticos, huellas de tenis y un nudo realizado con cinta industrial gris; a una distancia poco mayor de un metro se encontró semicalcinada la extremidad inferior izquierda, cinco fragmentos de tela azul con amarillo y restos de vestimentas quemadas.

El cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense, donde se observaron piezas dentarias con trabajos de odontología, consistentes en prótesis de resinas e incisivos centrales superiores, amalgamas en los molares y ausencia de dos primeros molares en la arca dental superior de ambos molares y terceros molares, así como una herida de bordes irregulares en tórax derecho.

Durante la necropsia se determinó que la causa de la muerte fue asfixia por sofocación secundaria a inhalación de monóxido de carbono, por lo que sé continúo con las investigaciones para la identificación del cadáver.

Para la identificación del cuerpo sin vida, a través del convenio de colaboración se enviaron muestras de genética forense al Estado de Chiapas.

Diapositiva27

De la indagaciones

La PGJE tuvo conocimiento de la ausencia de Freddy Rubén Rosado Moreno, de 50 años de edad, Licenciado en Administración de Empresas, soltero y propietario de un taxi -cuyas placas daba en arrendamiento- y con domicilio en la calle 10, del barrio La Ermita, el cual fue reportado por sus familiares.

Derivado de esta investigación se acudió al domicilio donde se determinó que no habían huellas de violencia o forzaduras en los accesos, sin embargo, en el piso se observaron dos goteos hemáticos, unos lentes de aumento en el piso y un par de chanclas de las llamadas “pata de gallo” -una de ellas reventada-.

En el piso del garaje se encontraron huellas de rodadas de neumáticos y de calzado, así como la ausencia de dos sábanas que estaban en la cómoda de una recámara, una Lap Top, marca HP, y un teléfono celular BlackBerry.

En dicho predio se localizó una placa falsa de Agente Federal de Investigación a nombre de Irán de la Cruz, persona que fue ubicada mediante el Facebook en el Estado de Chiapas, persona que reveló haber conocido al occiso, pero que tenía tiempo de no frecuentarlo, información que fue corroborada por personal de esta institución.

Como parte de las indagatorias, se reportó el taxi, Tsuru, Nissan, color rojo, modelo 2009 y placas de circulación DHK-5349 del Estado, a la Base de Vehículos Robados.

Diapositiva35

 De la detención

Durante las investigaciones se tuvo conocimiento que en el poblado de Lerma, una persona había comprado el vehículo, se lo había vendido Alexis Joaquín “N”, quien le entregó los documentos originales del automóvil, así como una copia de su credencial de elector y firmó una carta responsiva.

El afectado, Pedro Canul, indicó que el vehículo lo envió para que lo vendieran en un tianguis en la ciudad de Mérida, Yucatán, pero a través de la página “REPUVE PGJ”, se enteró que dicho automóvil tenía reporte de robo, por lo que acudió ante esta autoridad, ya que desconocía que había pasado con el automotor, el cual fue asegurado y puesto a disposición del Ministerio Público Especializado en Delitos Graves.

Derivado de ello se localizo a Alexis Joaquín “N” el sujeto transitaba en la avenida Concordia y Pablo García siendo detenido para corroborar su identidad, sin embargo el antes citado ofreció dinero a los Agentes Ministeriales para que no lo detuvieran, por lo que fue detenido y puesto a disposición del representante social; asimismo se le aseguró el automotor, un autoestéreo marca Pioneer, un teléfono celular y dos lap top, de las cuales una resultó ser propiedad de Freddy Rubén Rosado Moreno.

Ante el descubrimiento, Alexis Joaquín “N” reveló que conocía desde hace siete u ocho meses a Freddy Rubén Rosado Moreno, con quien tenía lazos afectivos fuertes y de quien recibía apoyo económico.

El detenido explicó que el 30 de septiembre del año en curso, estuvo en casa de Freddy, con quien tuvo una discusión, al grado que le dio un golpe en la boca, causándole una pequeña lesión que sangró, por lo que ingresó al baño donde se lavó el rostro, y posteriormente hicieron las paces.

Subrayó que en esos momentos llamaron a la puerta, indicándole Freddy Rubén que se escondiera, ya que temía que fuera un vecino, por lo que accedió a la petición, logrando ver que el ahora finado abrió la puerta, ingresando violentamente Eduardo Adrián “N”, ya que ambos comparten el hobby de la “Volchomanía”.

Afirmó que Eduardo Adrián “N” le reclamó a Freddy Rubén por la presencia de una persona en el predio, al grado que lo sometió con una “llave china” en el cuello, por lo que Alexis Joaquín “N” salió de su escondite y le pidió al agresor que dejara en paz a Rosado Moreno, ya que lo estaba lastimando, pero Eduardo Adrián “N” apretó más el brazo hasta dejar desfallecido a Freddy Rubén.

Ante los acontecimientos, ambos sujetos acordaron deshacerse del cuerpo, por lo que de la cómoda sustrajeron dos sábanas en color amarillo con azul y lo cubrieron, asimismo lo subieron a la cajuela del automóvil Tsuru y tras apoderarse de la computadora lap top y el celular BlackBerry emprendieron la retirada, pasando a comprar combustible a la gasolinera que se ubica frente al panteón de Samulá, donde compraron tres litros de gasolina tipo Magna.

Los dos sujetos continuaron su trayectoria hasta el poblado de Lerma, dirigiéndose hacia la brecha, ya que Alexis Joaquín “N” dijo conocer el lugar, ya que por ahí viven sus familiares. Al llegar, depositaron el cuerpo -boca abajo- en el suelo, junto a un cayuco abandonado, le rociaron gasolina y con un cigarro le prendieron fuego.

Los implicados abordaron el automóvil y después se repartieron el botín, correspondiéndole a Eduardo Adrián “N” el teléfono celular, mientras que Alexis Joaquín “N” se quedó con la computadora.

Posteriormente, en Ciudad Concordia se localizó a Eduardo Adrián “N”, quien en su declaración ministerial negó haber estado en el predio del occiso, pero reconoció su participación en el traslado y quema del cuerpo; así como la recepción del dinero y del teléfono.

PGJ 1

Print Friendly, PDF & Email