Al sufrir un infarto, el albañil E.M.E. de 52 años falleció cuando se encontraba en la cancha de la unidad habitacional Fidel Velázquez.

El sábado a las 00:00 horas, el cadáver fue hallado por un grupo de jóvenes se encontraba jugando dentro de la cancha ubicada en las calle Oaxaca por Tlaxcala y avenida Solidaridad Nacional.

El cuerpo de la víctima estaba cubierto por una lona y tras el hallazgo se dio parte al número de emergencia.

Al lugar arribaron los paramédicos de la Cruz Roja confirmaron el deceso de la persona que tenía golpes en el rostro por ello se presumió que se trataba de un homicidio.

Los elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) acordonaron el área a la espera del personal de la Fiscalía General del Estado.

El cadáver fue levantado por el personal de la Fiscalía y luego llevado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) donde se le realizaron la necropsia de ley.

El médico forense determinó que la causa de la muerte fue un infarto agudo al miocardio, mientras que las lesiones que tenía en el rostro fueron provocada al caer al suelo la victima luego de sufrir el ataque al corazón.

El Ministerio Público descartó cualquier muerte violenta mientras que el cuerpo fue identificado al tener la víctima su credencial de elector.

El sábado por la mañana la esposa e hija de la víctima reclamaron el cadáver para ser llevado al municipio de Tenabo donde fue sepultado.

La víctima dejó en orfandad a cuatro hijos, cuyo domicilio estaba en la colonia Lazareto de Tenabo y desde hace dos meses llegó a esta ciudad en busca de trabajo.

La persona todo el tiempo deambulaba en la calle al no tener un domicilio fijo y se dedicaba a ingerir etílicos y en mas de una ocasión su familia vino a buscarlo sin poder encontrarlo.

Algunos vecinos de la unidad habitacional Fidel Velázquez comentaron que a la persona le decían “El Daniel” o “El Meco” al tener un pie malo, quien se quedaba a dormir en un andador y que se ganaba la vida chapeando terrenos y lo poco que conseguía era para ingerir etílicos con el grupo de indigentes con los que se juntaba.

Print Friendly, PDF & Email