Por: Ricardo Alemán

En Tláhuac era un secreto a voces.

El delegado de Morena, Rigoberto Salgado, era “la principal tapadera” del criminal motejado como el Ojos, jefe del narco en esa zona de la capital, abatido ayer por la Marina.

Todos en Tláhuac sabían que el Ojos mantenía el control del ambulantaje y de los llamados mototaxis, transporte que moviliza al 90 por ciento de los habitantes de la zona.

Todos sabían que la droga se distribuía y vendía mediante mototaxis y en el incontenible comercio informal, la principal actividades de la demarcación.

Y todos sabían que el jefe delegacional de Tláhuac –y toda su familia–, han sido aliados del Ojos por años. Más aún, esa banda criminal financió desde su nacimiento al partido Morena en la capital del país.

Por eso, cuando la Marina Armada entró a Tláhuac para seguir una pista sobre la banda criminal del Ojos nunca enteró a la autoridad delegacional de Tláhuac, porque no era la primera ocasión en que la delegación alertaba a la banda del Ojos.

Y no, no hablamos de oídas. El portal www.letraroja.com documentó desde hace más de un año la relación del Ojos con las autoridades delegacionales y la forma en que el criminal que ayer abatió la Marina Armada era solapado.

A continuación, algunos fragmentos de ese trabajo periodístico.

El 12 de septiembre de 2016, Letra roja publicó una investigación periodística titulada: “El narco que buscan en Tláhuac, ¿trabaja para Morena?”.

Dice un fragmento del texto: “Desde hace meses, Letra roja reportó que los sistemas de inteligencia en la capital del país buscaban en Tláhuac a Felipe de Jesús Pérez Luna, alias el Ojos”.

“Por ello se llevaron a cabo cateos, en donde además de armas se lograron algunas detenciones”.

“Hasta ese momento, nadie se había atrevido a decir la ubicación del mayor distribuidor de droga en la delegación Tláhuac y Milpa Alta, además de ser responsable de por lo menos 30 muertes, entre ellos algunos de sus familiares”.

“Letra roja platicó con vecinos de Felipe de Jesús, quienes aseguraron que el criminal seguía rondando su casa en la colonia La Conchita –justo donde ayer fue abatido–, y que lo han visto llegar como si nada hubiera pasado”.

“Han pasado las patrullas cuando está ahí (en su casa) y se siguen como si nada, como si no lo vieran”, dice uno de los vecinos. Nadie se atreve a decir una sola palabra.

“Uno de los vecinos aseguró a Letra roja que el Ojos trabaja con los mototaxistas. El señor les da droga y ellos la distribuyen, tiene gente de la delegación que se dedica a eso y les dan protección, por eso nadie los quita aunque no estén regulados”.

“Es una alianza política con los mototaxistas para que no les quiten el trabajo y él les paga por llevar su droga a otros sitios. Los mototaxistas son el mayor apoyo en la delegación Tláhuac y de Morena”.

“Otra fuente que decidió mantener el anonimato, aseguró que el Ojos organiza las ferias en Zapotitlán y que de ahí sale dinero para funcionarios de la delegación. La delegación es la mayor tapadera del Ojos”.

“Incluso información de La crónica indica que en 2015 el cantante Javier Reyes interpretó un corrido para el Ojos, donde, entre otras cosas, dice: ‘Aquí no se mueve nada, sin consultarme primero, tengo gente de confianza que se mueren en el ruedo. Mi trabajo me ha costado mantenerme en este puesto, no le busque y no le raje porque los mando al infierno… se los he dejado claro a contrarios y al gobierno, esta plaza se respeta y se los dice su dueño…’”.

Felipe de Jesús Pérez fue abatido ayer, junto con siete personas más, justo en el lugar que Letra roja reveló, hace casi un año, como su escondite.

Curiosamente, luego que la Marina abatió al Ojos, sicarios del llamado Cártel de Tláhuac quemaron por lo menos cuatro camiones en diferentes puntos para entorpecer el operativo realizado por la Marina.

Según testigos, un grupo de mototaxistas perpetraron el ataque en Av. Tláhuac y Juan de Dios Peza. Los operadores del transporte alternativo –todos afiliados a Morena–, bloquearon Av. Tláhuac y agrediendo a los transeúntes.

Curiosamente, el jefe delegacional en Tláhuac –del partido Morena–, Rigoberto Salgado, no estaba enterado de la presencia de los elementos de la Marina Armada de México en la demarcación. Entrevistado por ForoTV, el delegado precisó que los medios “tienen más conocimiento que nosotros”.

Horas después del operativo de la Marina, aparecieron cartulinas como las siguiente: “El Señor Felipe (Ojos). No roba, no secuestra, no extorsiona, le da trabajo a la gente. Atte: la gente pobre”.  “El señor no es un delincuente, alivianaba a su gente, no robaba, ni secuestra, ni extorsiona, da trabajo a alguien que conoces, es la gente. Atte: la gente”.

Así o más claro.

Al tiempo.

Print Friendly, PDF & Email