Es debido a los estigmas, prejuicios, desconocimiento y miedo a ser juzgadas, que las mujeres no atienden en tiempo y forma las enfermedades mentales, reconoció la psicoterapeuta familiar y de pareja, Esther Navarro. Dijo que la depresión y ansiedad son problemas de salud mental que con mayor frecuencia se presentan en la población femenina, más que en la masculina, y que si no son atendidos a tiempo pueden llevar a la paciente a la muerte.

Mantener una buena salud mental es tan importante, que lamentablemente en México la depresión mayor ocupa el cuarto lugar entre las cinco principales causas de años de vida perdidos en salud en las mexicanas, aclaró Navarro. En ese aspecto, subrayó que las mujeres en edad productiva y las adolescentes son los grupos de edad que registran el mayor índice de depresión y ansiedad, de ahí la importancia de atenderlas.

Ante esa situación, llamó a quienes la padecen a que acudan a recibir atención médica, ya que las enfermedades mentales son como cualquier otro padecimiento, que atendido en tiempo se puede controlar y curar. En caso de no recibir la atención médica especializada, la paciente corre el riesgo de que su padecimiento mental se incremente e incluso la puede llevar al suicidio, comentó la especialista del Centro de Atención a la Violencia contra las Mujeres de la Secretaría de las Mujeres (SEMUJER).

La funcionaria estatal explicó que diversos estudios demuestran que son las mujeres las que tienen mayor susceptibilidad a padecer de enfermedades mentales, debido a que éstas pueden tener detonantes diversos, como el estrés, situaciones traumáticas y violencia intrafamiliar. Asimismo, la entrevistada por Notimex, indicó que los trastornos mentales también causan un mayor número de síntomas discapacitantes en las mujeres, de ahí la necesidad y urgencia de atenderlas adecuadamente, tanto como las enfermedades físicas.

DETALLES

Las enfermedades mentales también afectan a los hombres, pero sus efectos se traducen en actitudes violentas o el consumo de sustancias adictivas, mientras que en las mujeres se observa en la llamada depresión y ansiedad. “Es una realidad que en la consulta médica se reciben cada vez más pacientes que tienen una sintomatología de malestar emocional, que en la mayoría de los casos son alteraciones leves o trastornos adaptativos relacionados con la historia personal o la realidad social, económica, familiar y geográfica que les tocó vivir”, acotó. En el Centro de Prevención y Atención a la violencia contra las Mujeres en Zacatecas, las usuarias manifiestan como principales detonantes de los malestares emocionales preocupaciones cotidianas, como falta de dinero, problemas con hijos y violencia intrafamiliar, también las experiencias traumáticas, como violencia y abuso sexual.

Esos malestares se expresan con intranquilidad, nerviosismo, irritabilidad, desesperación y cambios constantes de humor, así como con algunas dolencias físicas, lo que se recrudece porque algunas mujeres tienen a no hablar sus preocupaciones por temor a la vergüenza, los regaños o a ser juzgadas. Ante esa situación, invitó a las zacatecanas a buscar ayuda médica y especializada para superar sus problemas de salud mental.

Print Friendly