Preocupados por la salud de los niños; esta mañana, integrantes de la mesa directiva de la sociedad de padres de familia de la escuela primaria, Maria Lavalle Urbina, solicitaron a las autoridades educativas su intervención para solucionar el problema de la fosa séptica que lleva meses desbordándose y generando olores fétidos. 

José Carlos Ruíz Pérez, tesorero de la mesa directiva de padres de familia, indicó que  no cuentan con el recurso para llevar a cabo el desasolve, pero debido a que la escuela cuenta con 35 años de fundación, es necesario la construcción de un nueva fosa, misma que según presupuestos, tiene un costo de alrededor de 15 mil pesos.

Los principales afectados, son los 25 alumnos de segundo grado grupo B, a cargo del maestro Irving Góngora Cardeñas, ya que su aula se ubica a un costado del foco de infección.

“Tenemos un problema que está afectando en el aula. La cuestión del sumidero, el mal olor, la directora ha hecho las gestiones pero no nos han hecho caso. Es un problema; pero a la vez necesitamos el apoyo de nuestra secretaría  para darle solución. El olor es insoportable, se presenta más a las 11 de la mañana cuando está fuerte el sol.” Externo el docente.

507ff63e-de7b-45b1-a43e-9363650922e1

Por su parte; la directora de la escuela, María Casilda Ayil, añadió que el plantel cuenta con 283 alumnos y desde hace cinco meses se  han hecho las gestiones ante la secretaría de educación, sin que hasta el momento haya respuesta, además de que la escuela no se encuentra inscrita en ningún programa de apoyos.

“Urge porque los niños de repente dicen que ya les duele la cabeza y se quieren ir a sus casas.” Concluyó.

Print Friendly, PDF & Email