Al presentar sus retos en desarrollo económico y político, Mario Trinidad Tun Santoyo, candidato a la diputación federal de Nueva Alianza, aseguró enfáticamente: “Son 52 días de propuestas, de caminar y recorrer las 255 secciones electorales de Distrito I Federal, donde la aceptación social demuestra que estamos listos para escribir una nueva historia este 7 junio”.

Tun Santoyo informó a los medios de comunicación en conferencia, que Campeche, Calkiní, Tenabo, Hopelchén, Calakmul y Hecelchakán, han sido testigo de que con una buena política podemos se puede hacer más para sumar a los ciudadanos que ya no creen en los partidos tradicionales y se encuentran el desencanto.
El abanderado turquesa afirmó que caminó, escuchó y dialogó con los habitantes para escuchar sus inquietudes, inconformidades y demandas para que en la Cámara de Diputados mediante una ardua e intensa labor de gestión los retos sean sobrellevados a un mejor escenario para los campechanos.
Tun Santoyo señaló que en el reto de desarrollo económico, gestionará recursos enfocados a las políticas públicas que impulsen la atención y el desarrollo de las empresas asentadas en el Estado; no a nuevos impuestos fiscales y construir con el Consejo Coordinador Empresarial las propuestas que serán promovidas en el Congreso de la Unión, para que Campeche tenga un Desarrollo Económico Equilibrado.
También propuso impulsar la diversificación de las actividades productivas y señaló que aunque la industria petrolera es una fuente importante de actividad económica, gestionará recursos para detonar otros campos de desarrollo a partir de las nuevas técnicas de especialización productiva y competitiva.
En el tema político, señaló que se necesita fomentar una nueva cultura de la legalidad, sustentada en acciones, en instituciones eficaces y eficientes, en un marco jurídico de vanguardia, y sobre todo, en autoridades honestas y cercanas a la gente.
Coadyuvará a promover la corresponsabilidad ciudadana a través de la denuncia y la participación activa en las acciones de Gobierno, y la cultura de la legalidad, como efecto multiplicador de la transformación social.

Print Friendly, PDF & Email