Tras cinco años de recibir  su tratamiento de hemodiálisis, el hospital de especialidades médicas Javier Buenfil Osorio, le negó el servicio a Luis Alberto Ortíz Pantí, bajo el argumento que por ser  derecho habiente  el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la institución debe hacerse cargo del mismo.

Acompañado de su madre y esposa, denunció  que hasta hace un año, el costo de su tratamiento en el nosocomio era de 125 pesos, pero fue hasta el pasado viernes cuando por órdenes del subdirector del hospital, Ebodio Cantún, le notificaron que a partir de hoy tendría que pagar la cantidad de un mil 42 pesos por sesión.

Angustiado por la noticia, acudió a palacio de gobierno en dónde le aseguraron que seguiría pagando la cantidad de 125 pesos, sin embargo; grande fue su sorpresa cuando al acudir hoy por la mañana, le fue negado el acceso al tratamiento por no contar con el efectivo.

“No me estoy negando a irme al IMSS, necesito tiempo para que yo pueda ver mi trámite al seguro, el subdirector Ebodio Cantún el viernes me dijo que yo solo tenía una semana para que yo vea mi lugar en el seguro, que ese es mi problema, que yo vaya al seguro y me pelee.” Señaló el afectado.

Cabe destacar que Ortíz Pantí es discapacitado y no puede trabajar para solventar el pago de las tres sesiones que requiere semanalmente. Por ello pide al gobernador Alejandro Moreno Cárdenas tome cartas en el asunto por el trato déspota e inhumano que los directivos han tenido hacia su persona.

Print Friendly, PDF & Email