Cirujanos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), realizaron exitosamente una intervención en la que una madre de 62 años donó en vida un riñón a su hijo, de 34, que le permitió dejar las sesiones de hemodiálisis y mejorar su calidad de vida.

La cirugía realizada en el Hospital General de Zona No. 11 de esta entidad, consistió en extraer el riñón a la madre para trasplantarlo a Rafael quien tenía una enfermedad renal terminal.

La procuración del órgano se hizo con una cirugía de mínima invasión que permite al donador una recuperación más rápida, con mayor seguridad, menos dolor y la incapacidad se reduce hasta tres veces, comparada con la técnica habitual. Dicha técnica se denomina Nefrectomía Laparoscópica con Mano Asistida, explicó el cirujano Daniel Alejandro Chan Vázquez, quien encabezó al equipo médico.

Con este procedimiento, detalló, se hacen dos pequeñas incisiones. Por una de ellas se introduce una cámara que permite monitorear el desarrollo de la operación y en la otra se introduce la mano del cirujano que trabaja dentro de la cavidad abdominal con mucha precisión, lo que reduce el tiempo de la cirugía, hay menos sangrado, menor riesgo para el donante y el órgano no se daña.

El especialista señaló que Rafael padecía la enfermedad desde 2011 cuando trabajaba como obrero textil y estuvo sometido a tratamiento, de diálisis peritoneal, que resultó insuficiente por lo que se decidió aplicarle hemodiálisis.

No obstante los constantes tratamientos médicos, su condición física no mejoró y en julio de 2017, los médicos del IMSS determinaron iniciar el protocolo de trasplante de donador vivo que culminó recientemente y que permitió que el paciente pudiera dejar el hospital.

Print Friendly, PDF & Email