“Nunca olvidemos que las derrotas son huérfanas y las victorias siempre tienen muchas paternidades”, así fue como respondió el gobernador del Estado de Campeche luego de ser culpado de las derrotas de su partido en la jornada electoral del pasado siete de junio.

El jefe del ejecutivo estatal tras un desayuno con motivo de la libertad de expresión trato de evitar a los medios de comunicación, al aparecer diferentes desplegados en medios locales que lo acusaban de su traición al PRI al operar para candidatos de oposición, junto con Roberto Sarmiento y Ana Graciela Crisanty Villarino.
Fernando Ortega Bernés, visiblemente incomodo por el tema trato de evadirlo, sin embargo ante la presión de los medios finalmente respondió.
“Más de lo que pueda expresarse sobre mí, puedo decir que conozco a las familias Sarmiento y Crisanty y de todos los integrantes con los que tengo relación siempre he pensado que ellos son buenos campechanos y que entre sus valores se encuentra la lealtad” expresó.
El desplegado publicado por al menos 16 priistas del municipio del Carmen, recrimina a Ortega Bernés, su falta de solidaridad política como priista, para lograr que ésta demarcación sea una victoria para el PRI, operando para otros partidos como Acción Nacional.
En una carta, los inconformes reclaman a Ortega Bernés que aún no se reponen de la sorpresa que les causaron los resultados de la elección en El Carmen, los que atribuyeron a “su abandono, indecisión, indolencia y carencia de respaldo”.
Le reprochan que “dos meses de trabajo arduo quedaron demolidos por la insensatez, imprevisión, abulia y hasta la burla de quienes debían encabezar nuestros esfuerzos, que estaban manos de Roberto Sarmiento Urbina y Ana Graciela Crisanty Villarino”.

Print Friendly, PDF & Email