El financiamiento del muro que el presidente Donald Trump quiere construir en la frontera con México debe ser parte del presupuesto que prepara el Congreso, según el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney.

También se debe fijar una partida para contratar más agentes del servicio de inmigración, dijo Mulvaney.

El Congreso espera presentar el presupuesto la semana que viene. Es previsible que los legisladores demócratas se resistan a pagar por el muro, pero Mulvaney dijo que deben hacerse a la idea de que “las elecciones tienen consecuencias”, aludiendo a que eso es lo que quiere el electorado.

Mulvaney dijo asimismo que el gobierno está dispuesto a considerar la demanda demócrata de que el presupuesto cubra pagos a las empresas de seguros médicos que ayudan a la gente de bajos recursos bajo el plan de salud de Barack Obama, que los republicanos quieren abolir.

Las negociaciones continúan a medida que se aproxima el plazo de la semana que viene para evitar que dejen de funcionar las oficinas del gobierno.

Es previsible que cualquier presupuesto requiera el apoyo de algunos legisladores demócratas pues ese partido podría de lo contrario frenar la totalidad del proyecto objetando determinadas partes que consideran inaceptables, como el dinero para el muro. En su campaña Trump prometió construir un muro fronterizo, pero dijo que México pagaría por él. Los mexicanos se niegan a hacerlo.

Print Friendly, PDF & Email