El apoyo a la independencia de la autonomía de Cataluña bajó al 40.8 por ciento entre los ciudadanos de esa región española, mientras que los contrarios aumentaron al 53.9 por ciento.

Lo anterior, según una encuesta oficial del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat.

El estudio publicado este viernes refleja una caída del apoyo a la independencia después de las elecciones regionales del 21 de diciembre pasado, en un momento en el que los partidos secesionistas JxCat (centroderecha) y ERC (izquierda republicana) vienen intentando un acuerdo para formar gobierno.

Esos comicios fueron convocados por el Ejecutivo español tras destituir al expresidente regional catalán Carles Puigdemont y todo su gobierno por promover un proceso independentistas unilateral e inconstitucional en 2017.

Simultáneamente, la Justicia española investiga a los responsables políticos del proceso, algunos de ellos en prisión preventiva y otros en libertad provisional, mientras que Puigdemont y cuatro exconsejeros siguen huidos en Bélgica.

En octubre pasado, la misma entidad de estudios de opinión situaba el respaldo secesionista en Cataluña en el récord del 48.7 por ciento, que se desinfló en el sondeo de este mes de enero hasta el 40.8 por ciento.

En cambio, los contrarios a la independencia pasaron, en el mismo periodo, del 43.6 al 53.9 por ciento, un ascenso de diez puntos y que también es el máximo de la serie de encuestas sobre esta cuestión.

Según el sondeo, los votantes de JxCat, al que pertenece Puigdemont, son más independentistas que los de ERC: 90.1 y 84.9 por ciento, respectivamente.

JxCat, que obtuvo 34 diputados en las elecciones de diciembre, estaría perdiendo fuerza y obtendría ahora entre 29 y 31 escaños en caso de unos nuevos comicios, según la misma encuesta.

Tras conocerse esta encuesta, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, calificó de “buena noticia” los resultados.

El jefe del Ejecutivo mostró su satisfacción por el hecho de que muchos ciudadanos catalanes estén reflexionado y pensando si merece la pena todo lo vivido y lo que se sigue viviendo.

Insistió en que lo que se necesita ahora es normalidad institucional, política, económica y social y que el Parlamento de Cataluña empiece a tratar los asuntos que les importan, y en este sentido instó a que se proponga ya un candidato a presidente de Cataluña sin problemas judiciales y que pueda ser investido.

“Espero que el sentido común se recupere, se proponga un candidato que no esté metido en problemas judiciales, que miremos hacia adelante y, a partir de ahí, intentar construir algo positivo”, añadió.

Print Friendly, PDF & Email